NO ES FÁCIL

 

No siempre es fácil simpatizar con una voz radial, desconocida y lejana, de igual manera no es fácil para el emisor proyectar vida y entusiasmo cuando está solo en cabina ante un micrófono que no habla ni sonríe; donde a menudo no entran los rayos del sol y ningún tipo de sonido. Lo hacemos porque el Evangelio de Jesucristo es poderoso para cambiar las vidas y destinos de hombres y mujeres en busca de paz y esperanza de algo mejor.

ES UNA SATISFACCIÓN

 

Es indescriptible expresar la gran alegría que se siente cuando se establece algún tipo de comunicación con nuestros queridos oyentes. Siempre es grato recibir correspondencia electrónica o regular y saber como les estamos ayudando y del gran aprecio que tienen por nuestra labor. Además, es un gran gozo y bendición recibir visitantes de hermanos cantantes, pastores y hermanos de diversas iglesias que nos apoyan con sus oraciones y sus ofrendas misioneras.

LA OPORTUNIDAD DE CONOCER

 

Otra gran bendición y privilegio, es recibir invitaciones para compartir la palabra de Dios. Aprovechamos el tiempo para tener una relación más estrecha cuando confraternizamos en los hogares que nos abren sus puertas y sus corazones para compartirnos sus ricos y sus deliciosos manjares. Al escuchar los problemas y necesidades que experimentan nuestros anfitriones, nos marca la pauta para presentar programas que ministren a sus vidas.

Ofreciendo una conferencia sobre la familia en la Iglesia Cristiana Evangélica del Puerto en la bella ciudad de las Palmas, Gran Canaria, España

Nuestra mayor pasión es comunicar el mensaje poderoso y transformador de Jesucristo.

Para saber más de RADIO DIOS SALVA AMÉRICA en forma un poco más detallada te invitamos a ver este video.